Lo bueno y lo malo de ser un Trafficker Digital

Bienvenido/a!

Si estás leyendo esto es porque has oído hablar de la figura del Trafficker Digital y te rondan las siguientes preguntas:

“¿Es tan bonito como lo pintan?
¿Seré yo capaz de hacerlo?
¿Es realmente lo que necesito?
¿Vale la pena hacer la inversión de dinero y tiempo?
¿Me va a dar resultados? 
¿Será esto una estafa?
¿Cuándo comenzaré a ver resultados?
¿Quién me va a ayudar si algo me cuesta? “

Te suenan estas preguntas ¿Verdad?

Nosotros también nos las hicimos cuando oímos hablar por primera vez de un Trafficker Digital.

Hoy queremos contarte en primera persona por qué saltamos a la piscina y decidimos ser Trafficker Digitales, qué nos pareció el Master del ITO, por qué fundamos Pixelesfera y cómo estamos en la actualidad. 

No vamos a dejarnos nada, como te decimos, estamos aquí para enseñarte lo bueno de esta profesión y aquellos aspectos en los que tienes que poner atención para ahorrarte algún disgusto.

Nos presentamos en primera persona:

Eleazar Luis

Soy Eleazar Luis, hice la cuarta edición del Máster del ITO y actualmente me gano (y bien ganada) la vida como Trafficker Digital, pero llegar hasta aquí no ha sido fácil.

Empecemos por el principio.

Antes de entrar al Máster yo trabajaba en una multinacional muy conocida de electrónica de consumo, tenía un puesto de directivo regional y un plan de carrera dentro de la empresa.

Para conseguir este trabajo había invertido miles de horas de estudio, los mejores años de mi vida, todo mi esfuerzo y miles de euros en formación.

Soy Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y tengo 6 Másters oficiales y Postgrados relacionados con el mundo empresarial.

Esto no fue gratis, invertí más de 30.000 € solo en esta formación complementaria, todo financiado a base de préstamos, que pagaba trabajando en la hostelería, al igual que la carrera. 

Por desgracia nunca tuve “Padrino”.

Amaba mi trabajo, pero las condiciones podían ser mejores, el sueldo era bastante ajustado para la responsabilidad de mi puesto, no llegaba a 1.500 € netos, el nivel de responsabilidad, presión y estrés era BRUTAL y al día trabajaba unas 10 horas aproximadamente.

Llegó el día en el que el trabajo comenzó a afectar a mi salud, no dormía bien, me había descuidado, tenía la mente todo el día pensando en el trabajo y después de pensarlo mucho decidí dejar el trabajo, tomarme un tiempo para recuperar energías y replantear qué hacer con mi vida.

Tenía claro que tenía que hacer algo diferente, llevaba actuando de la misma forma casi 10 años y sí, había avanzado, pero a este ritmo me jubilaría antes de conseguir mis objetivos.

Como soy de mente inquieta un día viendo un documental de la industrialización pensé:

-“Qué tontos los que en ese momento se quedaron en el campo, cómo no vieron las oportunidades de la industrialización… si pudiera viajar al pasado me haría millonario con la oportunidades que surgieron en ese momento y que muy pocos vieron…”

Y enseguida caí en la cuenta:

-“Ahora mismo hay gente que se está ganando la vida por internet, sin salir de su casa, en pantalón corto y en un mercado que es infinito”.

Me imaginé a una persona como yo, dentro de 50 años, diciendo:

– “Mira que eran bobos en el 2021, yendo a un trabajo convencional, si ya se podía ganar dinero por internet y sin limitaciones”.

Tenía dos opciones, seguir con el método de siempre o hacer algo diferente.

Así que comencé a buscar información, no tenía ni idea de cómo trabajar por Internet, todo me sonaba a chino y después de tanto buscar y entre otras muchas opciones encontré el Máster del ITO.

Al principio todo me pareció de película y comencé a buscar en Google algo malo.

El primer comentario negativo lo encontré en la página 8 del buscador, creo que hoy en día aparecen mucho antes.

Decidí apuntarme a la Semana Trafficker donde te enseñan las oportunidades que tienes siendo Trafficker Digital.

No tenía ni idea de lo que costaba el Máster y cuándo al finalizar la Semana Trafficker me lo dijeron me llevé una sorpresa, era mucho más de lo que imaginaba.

Tengo que confesar que me bloqueé, porque estaba convencido de entrar, pero el precio…

Decidí tomarme unos días para pensarlo y dije:

”Vale, estoy en el paro, en menos de dos años vas a tener que buscar un trabajo, llevas 3 meses de descanso, el tiempo se va volando y cuanto más pase, más desesperado estarás por conseguir un trabajo y menos margen tendrás para elegir y negociar condiciones al alza”

Así que decidí entrar, pero tenía clara una cosa, si invertía ese dinero iba a hacer todo lo que estaba en mi mano para rentabilizar esa inversión.

Tenía que vivir de ser Trafficker Digital sí o sí.

Ahora que ya sabes de donde vengo, entremos a desgranar el Máster.

La Comunidad de los Traffickers

Es uno de los puntos fuertes, pero es un arma de doble filo.

Al entrar el ITO crea grupos oficiales entre alumnos. 

El apoyo que sientes es brutal, la energía está arriba siempre, todo es increíble pero hay tres inconvenientes:

1.- Si no tienes cuidado puedes pasar más tiempo interactuando con otros compañeros que aprovechando la formación

2.- Como en toda comunidad siempre hay personas que no están contentas con la formación y comienza la rumorología, las críticas y toda esa energía negativa que no necesitas en tu vida.

3.- Se comienzan a crear grupos no oficiales creados por alumnos, algunos son de mucho valor y años después seguimos en contacto pero otros grupos no aportan nada de valor.

La Mentalidad en el Máster de Experto de Tráfico Online

¿Por qué hay personas que vivimos de ser Trafficker Digital y por qué otras no?

Creo que se trata de mentalidad.

El Máster de Roberto Gamboa te da todas las herramientas para ganarte la vida y bien, pero hay habilidades que tienes que desarrollar y eso se hace a base de práctica o cabezonería. 

Cuando al principio no teníamos sino unos pocos clientes y no llegabamos a final de mes (más adelante hablaré de esta fase), en lugar de quejarme y compadecerme con mis compañeros salía a buscarlos, enviaba mails, llamaba por teléfono… etc y no me gustaba hacerlo, me daba vergüenza sinceramente, pero si no lo hacía iba a fracasar, así que simplemente… lo hice.

1 hora compadeciéndome de mí y de la situación era una hora perdida en la que podría haber hecho algo por mejorar la situación.

Me fijaba en qué compañeros tenían éxito y les preguntaba cómo lo hacían, si ellos habían podido por qué yo no iba a poder, algunos incluso nos pasamos clientes entre nosotros.

Al terminar el Máster tu formación no acaba, ese es otro fallo que cometen muchos. 

Sigues aprendiendo todos los días o así nos lo tomamos nosotros.

El Contenido del Máster de Experto de Tráfico Online

Aquí no hay ningún “pero”. El Máster tiene todo el contenido que necesitas para ganarte la vida, está muy ordenado, te explican como hacer el paso a paso.

Tienes decenas de casos de éxito de otros alumnos donde “destripan” sus campañas de éxito para que tú puedas copiarlas y coger ideas de ellos.

El contenido está actualizado siempre y tienes acceso a él de por vida. (incluso a todas las actualizaciones)

En nuestra edición no estaba el módulo de Google Ads, lo incorporaron después y nosotros pudimos hacerlo perfectamente.

Tienes contenido más que de sobra, si te soy sincero…no lo he visto todo ni de cerca.

El soporte del Instituto de Tráfico Online

El Máster tiene un soporte brutal, hay decenas de tutores, grupos de consultas, grupo de Facebook…tiene de todo. 

Los tutores imparten varias sesiones diarias para aclarar cualquier duda.

Son voluntarias, te anotas en el calendario, les pasas tus dudas y ellos te las resuelven en directo, además puedes ver las dudas que tienen tus compañeros y su solución.

Es cierto que al principio las sesiones son de mucho valor pero cuando ya has avanzado en el Máster algunas se hacen pesadas porque salen temas que ya sabes o dominas.

En nuestra edición había además un departamento que se llama Felicidad y Éxito que se encarga de mantener tu energía arriba, es importante porque si estás frustrado o no te sale algo, hablar con alguien de este departamento te puede ayudar.

Requisitos para entrar al Máster de Experto de Tráfico Online

Tienes que pasar una entrevista. Hay que reservarla depositando una señal de 100€, si por cualquier razón no eres apto o decides que no es para ti, te devuelven el 100% de esa señal. Esto sirve para que los candidatos que quieran la entrevista se comprometan en asistir a la misma, cómo entenderás, si no hicieran de este forma, correrían el riesgo de bloquear horas del personal del ITO para curiosos que no asistirían dejando fuera gente realmente comprometida. Ellos afirman que cualquier persona aunque no sepa nada de tecnología puede sacarlo. 

Es cierto, ya que hay compañeros que lo han demostrado pero bajo mi punto de vista, si no sabes manejar un ordenador nivel usuario lo vas a pasar francamente mal.

Consiguiendo clientes con lo que te enseña el Máster Experto de Tráfico Online

El Máster de Roberto Gamboa te enseña los pasos que debes seguir para conseguir tu primer cliente de pago.

Te enseñan a conseguir clientes por diferentes medios: emails, llamadas, visitas, anunciandote a ti mismo, etc. En cualquier caso, ellos te dan todas las guías, lo que tienes que decir, cómo escribir el mail…etc

Este es el punto que más comentarios negativos genera y del que vienen la mayoría de las opiniones negativas en Internet.

El Máster de Trafficker Digital dice que si tú no consigues un cliente que te pague te devuelven todo el dinero, genial!

Lo que la gente no lee, es que para devolverte el dinero tienes que haber aplicado primero todo lo que ellos te enseñan…vamos no rendirte a las mínimas de cambio.

Les aseguro a todos, que el método de conseguir clientes del ITO funciona, eso sí, los clientes no van a llegar a tocarte a tu casa, tienes que salir a buscarlo y eso implica acción.

El Trafficker Life Style

Si crees que vas a estar desde el principio debajo de una palmera, con un cocktail en la mano, trabajando pocas horas y ganando mucho dinero solo con hacer click, estás equivocado.

Si te quieres hacer Trafficker para ganar dinero sin hacer nada o haciendo poco vas jodido, sobre todo al principio.

Es cierto que hay procesos que se pueden escalar y que con el tiempo las cargas de trabajo son diferentes, pero si quieres tener de verdad éxito vas a tener que trabajar.

Sí, puedes trabajar desde casa. Ahora mismo yo estoy en pantalón corto con mi perro apoyado en mis rodillas, gozando pero trabajo mis 8 horas y a veces más.

Lo bueno es que yo ahora trabajo para mi y mi socio y todo lo que genere de más es para nosotros.

Puedo trabajar desde cualquier lugar del mundo y no tenemos horario.

Hay inversión, no pienses que por ser un negocio online todo es gratis, hay herramientas que pagar etc, pero puedes empezar con muy poca inversión y a medida que vayas creciendo irte metiendo en más cosas.

La rentabilidad de un Trafficker

Aquí depende mucho de tu posicionamiento y del tipo de clientes que cojas, es cierto que los clientes grandes se fijan en tus casos de éxito y al principio pues no tendrás muchos, pero puedes cobrar de media por campaña entre 350€- 650€ al mes por cliente, más si negocias algún variable.

Nosotros hemos hecho lanzamientos donde hemos cobrado 3.000 € de un cliente en un mes pero también hemos tenido que hacer campañas casi regaladas porque nos interesaba estratégicamente.

Lo bueno es que si te especializas en un sector, aparte de tener mejor posicionamiento en ese sector, hay mucho material que puedes aprovechar de unas campañas para otras.

Lo malo es que te limitas a la hora de conseguir clientes y hay sectores en los que hay más competencia.

Nosotros cogemos clientes de todo tipo, aunque hay sectores en los que nos hemos especializado.

Recuperamos la inversión en unos pocos meses después de hacer el Máster y hoy por hoy vivimos al 100% de esto

Mi conclusión

Antes de hacer el Máster estábamos “aguantando” a nuestros jefes, en trabajos que daban en el mejor de los casos para vivir y ahora nos sentamos todas las semanas con empresarios que necesitan ayuda para hacer crecer sus negocios.

Ahora son ellos los que nos piden asesoramiento y no hay mayor satisfacción para nosotros que uno de nuestros clientes nos diga que gracias a nosotros ha aumentado su facturación o que no ha tenido que despedir a su personal.

No se pueden imaginar lo que se siente al ver la emoción de un cliente llamándote para decirte que aflojes con la campaña porque no puede atender tanto trabajo… es algo indescriptible. 

Ahora nos levantamos cada día a hacer lo que nos gusta, todas las semanas tenemos una nueva oportunidad de ayudar a alguien y de cobrar por ello.

Ya no tenemos techo y los límites los ponemos nosotros. Se acabó soñar en pequeño y no recoger los frutos de tanto trabajo.

Ahora todo lo que hacemos repercute directamente en nosotros. Sabemos que da igual lo complicada que sea la situación ahí fuera, todos los negocios necesitan más clientes y nosotros sabemos cómo conseguirlos.

Si tienes cualquier duda sobre el Máster no tienes más que escribirnos a nuestros perfiles sociales y encantados te ayudaremos a tomar una decisión que va a cambiar tu vida, solo si tú quieres.

Si tienes alguna duda puedes preguntarme en mi facebook personal:
https://www.facebook.com/eleazar.luismartin


Davide Bollati

Hola, yo soy Davide (si, el del vídeo aunque ahora estoy sin gafas y con barbote)

mi historia es completamente diferente de la de mi socio Ele.. Yo dejé los estudios “tradicionales” a la edad de 16 años, en ese entonces ya me ganaba la vida cómo montador de neumáticos y trabajando sobre las motos de mis amigos en un pequeño taller que había montado en el garaje de casa de mi abuela…

También realizaba páginas web en Joomla para algunos vendedores de Herbalife..

Siempre he sido una persona que “se saca los garbanzos”. A los 19 años ya había conseguido lo que muchos anhelan hoy en día: un puesto fijo, trabajaba de segundo de carnicería, a 10 minutos de mi casa..

Me encantaba el trato con los clientes, aconsejarle las mejores opciones y servirles de la mejor manera posible.

A los 20 años me independicé y fui a vivir solo, en una casa que hice totalmente a mi gusto.

Eso que para muchos era una conquista, yo lo veía cómo una jaula que cada día me restringía más: ya cobraba el mismo sueldo que mis compañeros que llevaban años y años trabajando…

Miraba a mi alrededor y pensaba ¿es realmente esta mi vida?

Decidí que no, decidí dar fondo a todos mis ahorros y seguir mi pasión: los coches de carrera. Durante seis meses comí literalmente arroz y judías para poder frecuentar el único máster en Italia que formaba en este mundo, ¡una experiencia fantástica!

Mis profesores eran gente del calibre del jefe mecánico del equipo de Schumacher. Aprendí cómo funciona el mundo de las carreras y al terminar, me contrataron cómo becario en el equipo oficial Suizo de la casa Skoda.

Sigue tu pasión, trabaja duro y los resultados llegarán solos… pues no es verdad:

Por más de un año estuve cobrando un sueldo ridículo, trabajando en condiciones deshumanas, a 200km de mi casa que recorría a diario, sábados, domingos, carreras, traslados… Se salía el Jueves para ir a las carreras, se volvía el Domingo por la noche y el Lunes por la mañana otra vez en el taller a preparar la siguiente carrera.

Mi objetivo era ganar mucho dinero para poder ahorrar y un mañana poder crear una familia sin que le faltase nada a mis hijos, pero desde luego esa no era la vía. 

Llegué a odiar literalmente mi propia pasión.

Con la que, en aquel entonces, era mi novia decidimos mudarnos a Tenerife para dejar esa rueda de hámster y estar en un entorno completamente diferente: aquí la gente es muy amable, la vida es más relajada y la economía es más florida respecto al entorno dónde crecí.

Sin saber una palabra de Español y con el dinero apenas suficiente para aguantar unos pocos meses, empecé desde el día 1 a buscar trabajo y lo conseguí cómo cocinero en un famoso restaurante, aquí descubrí el mundo de la hostelería.


Un mundo que sí, te permite vivir, pero te quita completamente la vida: 6 días a la semana de trabajo corriendo cómo un loco y dónde la máxima aspiración que tienes (si te la ganas después de 15 años de sudor, sangre y lágrimas) es tener un turno de mañana de 8h seguidas. Lo “normal” es trabajar de turno partido, unas 10/12h diarias y el único día de descanso que tienes, estás tan exhausto que te lo pasas enteramente durmiendo para recuperar las energías y poder empezar otra semana.

Aquí es cuando empezó mi depresión: seguía preguntándome “en serio?? este es mi destino??” miraba mis compañeros “ancianos” con dolores en todo el cuerpo, tomándose antidepresivos a diario (por no hablar de otro tipo de sustancias que yo nunca quise tocar)
Sólo y exclusivamente para aguantar todo eso y el día que “hay poco trabajo” se deshacen sencillamente de tí sin darte muchas gracias ni explicaciones.



Pero el alquiler no se paga solo, y quieras o no, tienes que seguir ingresando un sueldo (un buen sueldo todo sumado, pero no tienes ni tiempo ni energías para disfrutarlo).

Un día, era el verano del 2019, en ese entonces trabajaba en la cocina de un hotel y mientras estaba en la terraza de mi casa, descansando para volver a empezar el servicio de noche, en Facebook me aparece un vídeo de un tal Roberto Gamboa, hablando de una nueva profesión digital, dónde muchísimas personas ya estaban teniendo éxito, permitía libertad geográfica (sólo te hacía falta un ordenador) y dónde tus ingresos literalmente dependían sólo de tí.

No te escondo que en principio pensé que eso era imposible (soy una persona muy pragmática y escéptica), pero me parecía bastante curioso que si era una estafa ese tío hubiese tenido los santos cojones de poner su nombre, apellido y su cara..

Recuerdo la expresión feliz, sonriente y relajada de su rostro, algo que yo no veía desde hace muchísimo tiempo (ni entre mis compañeros del trabajo, ni tanto meno cuando me miraba en el espejo)

Hablaba de una formación gratuita de una semana, y pensé.. “pues, vamos a ver que me cuentan..” tic.. toc.. es hora de volver a la cocina.

En esos días la semilla de lo que acababa de ver empezó a brotar en mi cabeza y mientras preparaba el servicio, se me hacía cada vez más claro el deseo de dejar ese mundo hecho de estrés, quemaduras, sabotajes entre compañeros (si, algo de totalmente reprobable) para “lucir bien delante el jefe” y no ser el próximo que echarán en cuando baje el trabajo.

En esa formación gratuita descubrí (muy por encima) el mundo del tráfico de pago, de cómo hacían tanto Google cómo Facebook para saber qué publicidad enseñarme, de cómo se convierten desconocidos en clientes.

En esos momentos mi cerebro hizo muchos “clicks” seguidos, lo que me parecía imposible empezaba a cobrar sentido (y mucho).

Parecía que Rober me estuviese hablando sólo a mí, directamente a mí, consiguió convencerme de una forma tan natural (a mi, una de las personas más escépticas del planeta) que llegué a una conclusión: “No sé cómo este hombre lo hace, pero yo también quiero aprender a hacerlo!”

Veía caras de personas que le agradecían para haberle cambiado la vida, por haberle hecho descubrir esta profesión de Trafficker Digital y dentro de mí se hacía cada vez más grande ese deseo.

Una vez terminada la formación gratuita, sabía que lo que seguía iba a ser un curso de pago, desde mi experiencia en Monza tengo muy claro que las informaciones de valor se pagan y que a menudo, la que se encuentra de forma gratuita no te lleva al camino del éxito. (sino, todo el mundo ya estaría allí, ¿no?) .

Lo que no me esperaba era que el curso saliera todos los ahorros que me quedaban en el banco. 

Decidí apostarlo todo y pagarlo todo de una vez (no me gusta endeudarme, lo hice una vez con un coche y nunca más).

La promesa era tan grande que me convenció inmediatamente: “Vamos a estar encima de tí, hay compañeros de tu zona y sobre todo: ¡Tú no sales del instituto si no tienes por lo menos a un cliente que te esté pagando!”

Descubrí que se trataba de un método probado, paso a paso, y donde para pasar al step siguiente tenías que entregar unas tareas que serían aprobadas (o no) por tutores.

Envíe mi candidatura, sabiendo que tenía buenas posibilidades de ser aceptado (desde mis habilidades con mundo informático y mecánico, que quieras o no, te equipan de una enorme capacidad de problem-solving o, cómo decimos en Canarias, de “buscarte la vida».

El hecho de que tuviera que depositar una señal de 100€ me confirmó que esto era para personas que iban en serio, no para simples curiosos.. (además, al no ser aceptado o si decidiera que no era para mi, me iban a devolver el entero importe de la señal)

Tuve mi entrevista de admisión con Yesenia, me aceptaron e hice la transferencia.. Una vez realizada, viendo los apenas 120€ que me quedaban en la cuenta pensé “Coño Davide, ¿que acabas de hacer?”

Pero no había tiempo para pensarlo, había que volver a la cocina a preparar el servicio.

Mientras trabajaba, pensé “Bueno, puedes seguir trabajando, el alquiler y la comida están cubiertos, estudiar en las pausas y durante el día de descanso.. pero absolutamente: lo tienes que dar todo!”

Al poco tiempo de empezar el Máster, organizaron una quedada de los Traffickers en Santa Cruz, dónde conocí por primera vez a Eleazar y muchos otros compañeros con los cuales sigo manteniendo contactos hoy en día.

Era un día de descanso de mi trabajo y la cosa “curiosa” fue que esa misma mañana, al levantarme, ví un mensaje que me comunicaba que por temas de baja ocupación, no iba a volver a trabajar en ese hotel.

Esa noticia que anteriormente me hubiera puesto nervioso y en “modalidad supervivencia” me la tomé con una calma tremenda.

“¡Que les den por c**o!” Pensé.


“Esta es una señal de que acabo de tomar la decisión correcta”

Me hice mis cálculos y delante mío se abrían dos caminos: buscar otra cocina o pedir el paro y poner todo mi foco y mi tiempo en estudiar.

Opté por la segunda, de esta forma iba a maximizar mis probabilidades de éxito.

El paro me iba a durar unos 6 meses, el máster iba a terminar un poco antes y así pensé:  “Si consigo tener un cliente que me pague, cómo ellos dicen, antes de que se me acabe el paro voy a poder empezar esto en serio. Y si veo que no, pues me quedarían un par de meses desde que se acabe el Máster para volver a encontrar otra cocina, currículum no me falta.”

No te escondo que no fue fácil: cuando cobras 600€ de paro y pagas 400€ de alquiler tienes que literalmente restringir tu vida al mínimo indispensable.

El mínimo indispensable para mí eran: mi ordenador con las lecciones de Rober, un  bolígrafo y un cuaderno.

Con esos 3 amigos estuve pasando todos esos meses, desde las 8 de la mañana hasta cuando caía dormido por la noche (con las lecciones que seguían andando).

Participé muy poco en las sesiones de soporte, o en los grupos dónde las demás personas pasaban horas y horas charlando, para mí el foco principal era seguir las lecciones, volver a seguirlas y volver a seguirlas otra vez más para interiorizar completamente cada uno de esos conceptos novedosos, no quería que se me escapara ni una sola coma de lo que Rober tenía para enseñarme.

Las tareas me venían aprobadas a la primera por parte de los tutores y en sus feedbacks me daban tips y consejos para ir mejorando mis trabajos (que yo, religiosamente, apuntaba en mi cuaderno)

Llegó la hora de tirarse a la piscina: “Sal allí fuera y busca un cliente, tu objetivo es darle resultados, y no un cliente cualquiera, sino con estas específicas características…”

Y así hice, al final no era nada muy distinto de ir a entregar currículum, con la diferencia que tenía que conseguir transmitirle a ese cliente el tremendo valor de lo que acababa de aprender hacer. (y qué realmente muy pocas personas saben, aún hoy en día)

Conseguí darle unos resultados muy, muy buenos y esa persona se quedó alucinando viendo cómo un simple “pibe” (término canario que indica un chico joven) había logrado en tan solo un mes a aumentar la facturación y el número de clientes en su gimnasio, dónde muchos supuestos “expertos del web” que le habían cobrado miles de euros habían fallado.

Esto me hizo sentir un cambio tremendo en mi: si lo había hecho con una persona, podía hacerlo con otra, y luego con otra, y otra, y muchas otras más… ¡Cobrando por ello!

¡Esto sólo dependía de mí! Exactamente lo que había dicho Rober.

Y así empezó mi camino cómo Trafficker, empecé a rechazar las llamadas de las cocinas y de los hoteles que iban proponiendo trabajo (¡una satisfacción que ni te cuento!) y decidí seguir en esta aventura teniendo cada vez más claro que era mi camino.

Al poco tiempo realicé que si quieres ir en serio, no puedes hacerlo todo tú solo (el día tiene 24h para cualquier persona) así que, entre muchos compañeros que me proponían colaboración decidí juntarme con Eleazar que me sorprendió por su inteligencia y su don de gentes y juntos fundamos Pixelesfera.

No te escondo que el camino hasta ahora no fue todo de rosas, ni sigue siéndolo hoy en día: cada cliente es diferente, cada proyecto es distinto.. A veces los planes van a la perfección y a veces menos, es sencillamente cómo funciona la vida.

Existen así muchas variables (sobre todo humanas) y es imposible controlarlo todo.

Pero hoy en día ambos tenemos la seguridad de poder contar sobre nuestras propias fuerzas y, cuando nos paramos un momento y miramos atrás, vemos todos los frutos de nuestros esfuerzos.

En la home page de esta web, tenemos un recopilatorio de muchos de nuestros clientes, importantes empresarios, dándonos las gracias por nuestro trabajo y hablando super bien de nosotros (algunos de ellos, han ingresado 100 veces más la cantidad que han invertido en anuncios con nosotros, quedándose alucinando)

Pasar de un jefe que te tira látigos a esto es una satisfacción que no se puede describir hasta que no la experimentas en tu propia piel.

Pero una cosa la tenemos muy clara: siempre estamos mirando hacia adelante y pensando en el futuro, tenemos decenas de proyectos y de metas que queremos conseguir.

Si has llegado hasta aquí y si tu también tienes la misma sonrisa en los labios que yo tengo mientras estoy escribiendo estos párrafos, quiero que vuelvas con los pies en el suelo y que NO te ilusiones:

El Máster de Trafficker Digital es la formación más completa de habla hispana que exista sobre este argumento pero NO es la panacea. 


No se trata de un botón mágico que desde mañana te va a hacer rico sin esforzarte.

Si crees que existe algo así tengo malas noticias para tí: no existe y el que te diga que sí es sencillamente un charlatán. (te sorprendería la cantidad de personas que he visto en estos años arruinarse literalmente echando dinero en “plataformas milagrosas” o en “sistemas y esquemas para hacerse ricos del hoy por la mañana”)

El máster te equipa de todas las informaciones y herramientas (mentales, prácticas y procedurales) que necesitas para empezar en este mundo, todo se puede aprender en esta vida pero EL CULO LO TIENES QUE MOVER TU amigo/a mío/a.


¿Trabajas en tu casa? Si, pero tienes que trabajar! Realmente nadie te obliga, la motivación te la tienes que dar tú mismo si pierdes el tiempo viendo Netflix nadie te va a pagar por eso, la realidad es sencillamente esta.


¿No tienes un jefe que te presiona? Es verdad, pero tienes que ser objetivo y saber cómo auto-meterte presión (de una forma productiva) si quieres conseguir resultados.

LOS RESULTADOS NO CAEN POR SÍ SÓLOS DEL CIELO.

Lo de trabajar sentado en la playa bajo una palmera y saboreando un cocktail es un estereotipo de la “laptop lifestyle” que no vas a conseguir hasta que tengas una empresa totalmente delegada (sino repito: todo el mundo lo estaría haciendo).

Lo que nadie te cuenta es que (cómo cada emprendedor) en realidad estarás casi siempre pensando en el trabajo, porque si te gusta lo que haces siempre estarás pensando en tu próximo proyecto, no tendrás los problemas de antes, pero no es que no tendrás algún problema: sencillamente tendrás problemas distintos. La vida es una carrera a obstáculos continua.

No todo el mundo consigue nuestros resultados y ¿sabes por qué?


Porqué se desmotivan, lo dejan a medias, o se hacen extraviar por otros caminos.

Y te lo adelanto: también van a intentar hacerlo contigo, no le gustará que tú tengas éxito dónde ellos no han sido capaces de lograrlo.

Hay que tirarse a la piscina, tener la humildad de reconocer que no lo sabemos todo, que hay personas que (pagando) pueden enseñarnos informaciones muy valiosas y salir de la propia zona de confort, para descubrir que del otro lado está… tu libertad.

Y ten clara una cosa: tu no eres un “camarero” o un “cocinero” o un “reponedor” o un “mozo de almacén” tú eres lo que decides ser. Todo en esta vida se puede aprender y la mejor inversión que puedas hacer en tu vida es adquirir una habilidad, porque esa inversión durará para toda la vida.

Nosotros mismos seguimos invirtiendo miles de euros en formarnos y pagamos por formaciones que nos permiten evolucionar cada vez más 😉

Y todo esto, siendo sincero, se lo debo a Rober para haberme abierto las puertas de este mundo. Mi consejo para tí es que no empieces 20 caminos distintos, en principio, solo tienes que tener a un formador verdaderamente experto que seguir y Rober es seguramente la persona que hace al caso tuyo.

Si necesitas preguntarme cualquier cosa con respecto al Máster de Experto en Tráfico Online, escríbeme en Facebook y estaré encantado en ayudarte.

Puedes preguntarme en mi facebook:
https://www.facebook.com/davidebollati93




Un abrazo,
Davide y Eleazar

¿Te ha resultado útil? ¡Compártelo!

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Share on print
Imprimir
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una experiencia de navegación única. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración y obtener más información en nuestra Política de Cookies